Jardines

Los Malenos es un oasis en mitad del desierto.

Alrededor de la casa, en la finca de 70.000 m2, hay múltiples rincones de lectura y de reposo: la era, el porche a la fachada este, la terraza a la fachada oeste, el banco de la parra, el chillout de la higuera o del algarrobo…

En todos ellos se puede disfrutar de una tranquilidad absoluta y el único ruido que nos puede perturbar es el de las cigarras cuando hace mucho calor en los dÌas de verano- o el de los grillos en cuanto cae el sol.

En la antigua era de labor es donde se celebran los cocteles o los bailes cuando hay alguna boda. Hemos hecho un jardín alrededor

Tenemos una huerta de aromáticas, frutas y verduras  que nos permiten elaborar nuestras propias mermeladas y compotas y ensaladas con los productos de nuestra huerta totalmente ecológica.

Hay un aljibe en la parte más alta de la finca. Ahí es donde se almacena el agua que utilizamos para los baños y el riego. El agua potable nos la traen de la sierra de Inox.

La antigua acequia de riego está hecha en piedra, la hemos restaurado y utilizamos un tramo como fuente.

Hay dos aparcamientos para los clientes del hotel, uno rodeado de olivos y al otro lado del camino para los que asisten a las actividades del cortijo.

En la parte alta del cortijo se encuentra la piscina con aspecto de alberca y muy integrada en el paisaje

Hemos conseguido hacer un auténtico oasis en mitad del desierto de Cabo de Gata-Níjar